Archivos de la categoría Blog

Blog de a bordo.

El Comienzo

Buenos días, tardes o noches, querido lector. Antes de que sigas con la intención de perder tu valiosísimo tiempo en este blog, deja que me presente.

Me llamo Ilya Bakhlin, soy un inmigrante ruso de 23 años. Llevo en España más de 10 años y siempre he querido tener un blog donde poder escribir, ya que me encanta hacerlo, sobre todas y cada una de mis ideas, experiencias u opiniones; toda la información que considere útil o necesaria.

Para que tú, querido lector, puedas entender la finalidad de este mi rincón en la inmensa red de Internet y el contenido que presentará, primero te hablaré sobre mí, mis gustos y la intención que tengo.

Soy una persona de gustos muy variados y, cómo no, caros. En cuanto a la música, me gusta casi todo, aunque, si quisiéramos poner una etiqueta, la de rapero sería la más adecuada. Siempre estoy dando vueltas por Internet en busca de géneros y estilos musicales nuevos o, incluso, aquellos que no son tan nuevos pero sí con poco éxito. Es más, la música, para mí, es algo obligatorio para estar y, como la considero algo mágico, acabé apasionándome por ella, lo que derivó a la producción musical como hobby, puesto que no he tenido la oportunidad de dedicarme a ello profesionalmente.

Hablando de la parte profesional, soy informático por vocación o, como diría Sócrates, aspirante a informático. Creo que es la primera de todas mis pasiones en esta vida, después de la cual vino la musical. Recuerdo perfectamente el momento en el que vi por primera vez un ordenador (creo que tenía 6 o 7 años). Cuando lo encendí y vi cómo se cargaba Windows 95, cuando pude trastear con él haciendo clics en todos y cada uno de los iconos, cuando veía lo que hacía aquella máquina era maravilloso, mágico, inigualable… Aquello era único.

Después de la experiencia mencionada, pregunté a mis padres quiénes eran las personas responsables de crear semejante artefacto, ellos me respondieron: los programadores. En aquel momento decidí ser programador porque quería crear con mis propias manos programas y, sobre todo, videojuegos.

Aunque pertenezca al gremio de la informática y sepa programar, no puedo etiquetarme como desarrollador de videojuegos, sino como el de páginas web. ¿Por qué? Simplemente, cuando pude enfocarme seriamente hacia la informática, desgraciadamente a una edad muy tardía, vi que el desarrollo de las páginas web era (y lo sigue siendo) el camino más fácil para empezar, gracias al lenguaje de programación más fácil de todos: HTML. Es decir, decidí empezar por algo que me ayudase a comprender la programación en sí y así ir creciendo poco a poco hasta alcanzar lo máximo dentro de mis posibilidades.

Dejando mi interés por el mundo virtual a un lado, mi otro gusto importante, que no pasión por cierto, es el escribir. Me encanta hacerlo, sea lo que sea y, gracias a eso, la pasión por la programación incrementó exponencialmente, ya que un programador no hace más que escribir. Me acuerdo que de pequeño me ponía con una máquina de escribir de mis padres, cogía un folio y escribía una historia inventada sobre la marcha. Después, esta acababa en la basura porque, al tener tan poca edad y dominio sobre mi lenguaje natal, cometía muchísimas faltas de ortografía y me repetía aún más; nunca me gustaba el resultado final que adquirían mis creaciones y, aunque parezca mentira, esto me sigue afectando incluso hoy en día.

Para que te hagas una idea, querido lector, llevo muchos años pagando por este dominio y el número de intentos de crear un blog superan el infinito. Todos y cada uno de los ellos acababan en derrotas por la misma inseguridad que he tenido siempre: creer que no soy lo suficientemente bueno. Y esto último me persigue en cada cosa que haga en la vida; sí, tengo miedo al fracaso.

Sin embargo, tras darle muchas vueltas al tema, he decidido hacerle frente y superarlo con cada  entrada que publique en este blog. Supongo que esta es la principal motivación que puedo encontrar en mí para crear este blog: crear todo lo que quiera sin miedo al fracaso.

¿Y qué es lo que voy a publicar en este blog? Lo que se me ocurra: textos con mis ideas o experiencias, tutoriales dentro del ámbito informático, mis creaciones musicales, curiosidades, críticas, recomendaciones, etc. Este blog no se enfocará a un solo gusto, no. Quiero que este blog, este espacio que me he reservado en Internet, este pequeño y, espero que sea solo temporalmente, desconocido rincón sea el reflejo de mi vida y de lo que soy.

No hay una meta, no hay pautas, no hay siquiera un beneficio económico. Solo estamos tú, mi querido lector, yo y este blog, el que nos une en el espacio y el tiempo.

Espero que disfrutes con las publicaciones que haga y que te sientas libre en dejar tu opinión en un comentario sobre cualquier cosa.

Espero que nos veamos más a menudo y más pronto por aquí.